Ágora Málaga

La empresa responsable

Posted by David Martín en agosto 5, 2006

La necesidad de avanzar hacia modelos de desarrollos más sostenible requieren una serie de profundos cambios respecto a la concepción tradicional de empresa. Entre ellos se sitúa el desarrollo sostenible, aunque no obstante está lejos de ser considerado por la mayoría de los directivos como una necesidad y menos todavía como un tema de cariz empresarial.

El objetivo de una empresa de generar valor para sus accionistas puede ser prioritario pero no debe ser el único objetivo, ni centrar todos los esfuerzos de un empresa. La generación de valor debería de considerar como uno de los medios necesarios para alcanzar el fin que toda empresa ha de perseguir, que no es otro que su desarrollo y permanencia en el medio.

Quizás para promover la sostenibilidad en el comportamiento de las empresas habría que promover que se tenga una idea de la empresa como sistema, dejando al lado la relación causa-efecto, por una más global donde las sinergias (la integración de elementos que da como resultado algo más grande que la simple suma de estos) entre las partes que tengan más protagonismo.

La globalización de la economía y la extensión de grandes empresas multinacionales ha llevado a una situación donde las grandes empresas han asumido un papel más importante que los propios estados, gestionando recursos más importantes cuantitativamente que muchos estados, e invirtiendo en algunas actividades como I+D+i que muchos países. Como prueba de ello, valgan estos datos del World Investment Report de la ONU del año 2000: “en el mundo operan un total de 63.000 empresas multinacionales que tienen 800.000 filiales y suponen conjuntamente el 35% del PIB mundial; de seguir el ritmo actual de crecimiento, en el año 2010 su contribución al PIB mundial será del 50% del mismo; más datos: de las 100 economías más importantes del mundo, 29 son corporaciones; Siemens invierte en I+D+i tanto como España y Portugal juntas; la facturación de Repsol YPF es superior al PIB de un país como Uruguay”.

Atendiendo a diversas encuestas, nos indicarian que la sociedad ya no espera que los gobiernos den respuesta a los problemas medioambientales y sociales, locales y globales, sino que esperan que el sector privado sea el que resuelva esos asuntos. Aunque esto tambien puede ser relativo porque si existen consumidores dispuestos a consumir “productos irresponsables” como seria el caso de la construccion ilegal en zonas verdes de la costa del sol, la situación se haría inviable como estamos observando, con lo que sin una gestión de la administración lo suficientemente responsable (inexistente en estos momentos) el sistema tendría efectos bastantes negativos e incluso la propia ruptura del sistema o tambien una inconsistencia en ella: recordemos desde hace pocas fechas la crisis de las canteras de Alhurin de la Torre, paralizando la construcción en toda la costa malagueña provocada por la incipiente queja de los vecinos cercanos a ella, segun la cual las externalidades negativa (efectos negativos en salud y medio ambiente) eran demasiado perjudiciales para los mismos. Debemos saber que las canteras estaban allí antes de que existieran viviendas en sus proximidades y ha sido las propias empresas constructoras las que han llevado a ese bucle de retroalimentación negativa, es decir, una expectativa positiva que ellos creian (como un aumento de la construccion y del PIB de la zona) ha repercutido en un efecto negativo como pudiera ser la desaparicion del sector por una inconsistencia en el sistema y en el entorno. Podemos observar como esa relación de sistema lineal causa-efecto de la empresa es inexistente, debido a la existencia de mas factores, es decir, mas sistematico: “el todo es más que la suma de las partes”.

Si el objetivo de la empresa es mantenerse en el tiempo, más que obtener beneficios, la empresa tendrá que tener en cuenta además de la opinión de los accionistas, la opinión de personas, organizaciones e instituciones que tienen algún tipo de interés o influencia en las actividades de la empresa, como los empleados, los socios, los clientes, los proveedores, los sindicatos, las instituciones financieras, los creadores de opinión, los consumidores, las comunidades locales, la administración central, junta…

3 comentarios to “La empresa responsable”

  1. miguel bau said

    Mu buenas!

    Me ha dejado impresionado la estadística según la cual se espera que en el 2010 las multinacionales aporten el 50% del PIB.

    Una forma de evitar ésto sería que los estados administraran los recursos naturales, y que las empresas privadas solo pudiesen tratar éstas últimas? O es una medida demasiado “roja”? Además, con este control estatal (creo que es el caso de Bolivia), se podrían tener mucho más en cuenta las demandas de los colectivos ecologistas.

    Un saludo!

  2. churruca said

    En mi opinion depende de la cultura de una sociedad. Por otra parte en un principio lo mas “justo” seria que todos aquellos monopolios natural fueran estatales(un caso especial de monopolio en el que ningun nuevo participante puede ingresar dada las caracteristicas del sector, en el que tendrian que realizar una altísima inversion…tal ejemplo seria la distribucion del agua potable de las ciudades). Lo que ocurre es que en la última decada se ha producido el fenomeno de la privatizacion debido principalmente a que muchas economias como en el caso español disponian de un deficit elevado (gasto publico mayor que los ingresos publicos obtenidos por impuestos y deuda publica) y puesto que su gestion de las mismas proporcionaba mas costes que rentabilidad (por promesas politicas por ejemplo de mantener un precio inadecuado para el estado) se dispuso a la desmantelacion de las mismas y que pasara a manos privadas de unos pocos privilegiado pero al menos obteniendo una economia mas saneada incluso obteniendo no hace pocos años superavit (ingresos mayor que gastos)… Todo depende del proceso historico por el que atraviese una sociedad.

  3. churruca said

    No obstante como te he comentado al principio depende de la cultura de una sociedad de la cual saldran sus dirigents politicos. Te puedo decir por ejemplo que en el caso de Japon la economia está muy controlada por el Estado ejerciendo el control de muchas empresas y sectores ademas de una mentalidad distinta a la occidental donde despedir allí a un trabajador es un deshonor muy grave para el empresario con lo que el despido es una cuestion casi impensable muy distinto al panorama occidental…
    En el caso de Bolivia hay un compromiso fuerte y un deseo por parte de sus habitantes y dirigentes a una gestion de sus recursos naturales por lo que es muy posible que realicen un buen control de lo mismos (eficiencia y equidad) al menos en el corto plazo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: